Letras agitadas

Olla a presión

05 may 2020

No creo que por mas que lo intente pueda nunca

contener en mi cuerpo el huracán que llevo dentro

Así que voy a aprender a soltarlo,
poco a poco, para que no duelan tanto el cariño, las ganas, la alegría…

Para que no me arrasen las ausencias, los finales, los puñales..

Solo soy viento, un soplo de aire fresco en la nuca,
tan contenido que a veces más que persona soy una olla a presión.

Y me quemo, hiervo, exploto.

Tengo una enredadera dentro del pecho que se seca y al poco
vuelve a rebrotar.
Crece retorcida en busca de luz.

Tengo dedos con ganas de tocar todos los sonidos y una boca que quiere saborear todos los colores.

Tengo un alma leal, un hombro deseando ser apoyo, unas piernas construidas para ser muleta.

Tengo un abrazo tibio deseando ahuyentar el frío .
Tengo una boca deseando calmar el tedio a base de besos y sonrisas.

Solo soy una olla a presión.
Migajas de pan deseando nutrir a los que me rodean.
Un hueco hondo entre las costillas que solo entregándome consigo llenar.

Solo soy viento contenido.
Solo soy huracán .
Una olla, ahora, perdiendo fuelle.
Llorando vapor.

Letras agitadas

Grábate esto

Photo by Pixabay on Pexels.com

Hace tiempo que no hablamos. 

Ven, entra y siéntate.

No voy a rehuirte más.  Vengo a abrigarte.

No volveré a regañarte. No volveré a acallarte.

Desplómate, arrástrate, desgárrate. Todo lo que necesites. Vengo a escucharte.

 

Voy a permitirme estar aquí presente hasta que vuelva la calma.

Y cuando vuelva a respirar sin dolor.

Cuando la presión se vaya de las sienes, de la tráquea.

Cuando los ojos liberen todo el exceso de caudal

Me voy a permitir quererme, cuidarme, consolarme, priorizarme.

Me voy a permitir salir de nuevo al mundo sin culpa.

Voy a empoderar mi sensibilidad.

 

Y a ti, mi dolorosa amiga, a ti te voy a dar asilo cada vez que vengas a visitarme.

Voy a darte aliento, voy a escucharte, voy a dejar que grites, que golpees.

Y luego voy a acariciarte y a decirte «está bien».

Sé que tu también vendrás a ayudarme.

Tu fuerza, tu huracán vendrán también al rescate cuando las rodillas flaqueen.

Vendrá a decirme que pare y que descanse.

Vendrá a sacar las uñas y los dientes cuando lo necesite. 

 

Quiero decirte que ya no nos vamos a pelear más.

Vamos a caminar juntas. Y grábate esto: caminaremos

Letras de ayer

Noria

Letras de ayer: 10 de febrero 2003 (17 años)

Celosa por la mala sombra
que te hace tan feliz sin mí.
Tan dichoso de ser igual
con las mismas ilusiones,
mientras yo recorro de noria en noria
la mitad del mundo de las decepciones.

Refutando todo y nada, ya ves.
Fui yo la que te abandoné.
El último recuerdo atroz
fue el olor de nuestro sudor.
Todavía tengo fotos amontonadas
para cuando sea verdad el adiós.

Mientras llega ese día
finjo ser de la guerrilla civil,
beligerante, fiera, osada,
dispuesta a tirar el fusil
si merece o me abandona la pena.

Lo ridículo de las situaciones
que se divierten hoy por mi memoria.
Con la cama vacía,
llenándola de ortografía.
Con esta sensación de libertad,
mitad miel, mitad hiel.

Letras de ayer

Curas necesarias

Letras de ayer: 19 de julio de 2013 (aunque podría ser hoy)

No quiero mantenerme erguida tanto tiempo
para qué si encogida me siento más humana
y reconozco en otros la honestidad
por la curvatura de su espalda.

Hoy toca agacharse,
sentir cansado,
casi derrotado.
¿Cómo si no mañana tendremos energía para pisar más fuerte, para saltar más alto, para hablar alto?

Detenida para curar la debilidad,
atendiendo a la ansiedad.
Se que ignorándola puede instalarse
y nunca se marchará.

La tumbo en la cama,
la arropo con mimo,
solo quiero que que se duerma
y no se despierte hasta que me haya ido.

Letras agitadas

Pájaros mudos

Van a salirme pájaros mudos de la boca.

De alguna forma tengo que salir a volar.

De alguna forma tengo que salir del miedo  que me lleva cada día de casa al trabajo, del trabajo a casa.

De arriba a abajo. De alguna manera se tiene que continuar. 

Así que voy a soltar pájaros mudos de mi boca.

Que ellos disfruten el mundo que yo intuyo hay por allá, ni tan lejos.

Letras agitadas

Intencion plena

Tengo mis manos a la vista,
repletas de gris nostalgia.

Un recuerdo alegre
lo convierten mis dedos
en tinta-lágrima,
en palabra-bala.
Y me niego.

Quiero palabras-semilla,
palabras-motivo.

Quiero un grito de alegría,
un podré hacerlo.
un viento fresco que me empuje,
verso a verso,
a hacer camino.

Quiero decir que nunca será el último intento.
Que mi rodilla se hincará en el suelo
y levantará mi cuerpo.

Quiero gritar,
quiero brindar
por todo lo inmensamente bueno.
Por lo que está presente,
Por lo que es recuerdo
y me arranca curvas en la boca
cuando lo recuerdo.

Letras agitadas

Revelacion

Hierba, sol, arena.

Quiero pies matutinos y miradas claras.

Quiero un «finis terre» en tu ingle y un bocanada que suene a carcajada.

Quiero un revolcón sucio entre las pecas impolutas de tus brazos.

Una lengua cálida mientras sopla el viento norte en nuestra casa.

Quiero un prado de fondo….

Y aquí, corazón, solo hay fábricas.

Letras agitadas

Jugar por jugar

¿Quien es quien en este juego corazón?

Yo cuchillos y tú un callado tablero.

¿Quien es qué? Quien… Se la llevó

La ilusión que parpadeaba entre nuestras miradas

¿Quien llora por su ausencia?

Yo lo hago. A lagos amargos de bitter.

¿Que nos quedará?

Letras majaretas

Quizás, posible. Ojalá posible.

De cinco puñales,
a veces salen cinco brotes,
en la humedad la carne herida.

Se hacen fuertes humildes,
Sin conocer la mierda
(luego, el perdón)
que les da forma a costa de…
mejor cierra los ojos.
Cierralos y respira.

Por allá fuera de esto,
Esta el presente ocurriendo.

Ocurriendo.
Ablanda.
Y de la mierda,
con perdón

tras todas las culpas,
tras todas las dudas,
tras todas las presiones,
tras todas las exigencias….

surge algo,
parecido a un futuro posible.