Letras majaretas

Quizás, posible. Ojalá posible.

De cinco puñales,
a veces salen cinco brotes,
en la humedad la carne herida.

Se hacen fuertes humildes,
Sin conocer la mierda
(luego, el perdón)
que les da forma a costa de…
mejor cierra los ojos.
Cierralos y respira.

Por allá fuera de esto,
Esta el presente ocurriendo.

Ocurriendo.
Ablanda.
Y de la mierda,
con perdón

tras todas las culpas,
tras todas las dudas,
tras todas las presiones,
tras todas las exigencias….

surge algo,
parecido a un futuro posible.

Letras de ayer

Primer adios cósmico

Mi rayo cósmico
siempre tiene la lengua caliente,
y cuando me roza las mejillas
parece el sol que me acaricia.

A mi rayo cósmico
se le enreda el pelo con la humedad
y tiene ondas detrás de las orejas
como si quisiera imitar al mar.

Mi rayo cósmico,
Es,
fue,
y se va.

Sé que hay meses de por medio.
Pero nunca será suficiente despedida.

Pd: Para mi perro, compañero,
mi familia.

Letras agitadas

Benditos los no bendecidos

Para ese, que conocí brecemente, y aún años por medio sigue siendo un ejemplo.

Cada vez que me aventuro sola,
ya ves, rodilla valiente,
como si fuera una osadía,
me acuerdo de ti.
De ti. Libre. Puesto en gala cómo yo ahora.
De ti me acuerdo, pájaro.
Pájaro calmado, embriagado.
Pájaro que paladea el aire.

Parece mentira.
Mentira por lo breve.
Perpleja por la marca.

Y ahora te exijo:
guarda tu manera de ser presente.
Que jamás te asuste,
sin miedo,
con cada músculo.

Ojalá ese ojo invisible
que me vuelve vulnerable
fuera el sol
que tú no sabes pero te ilumina.

La culpa es tuya
por mostrarme que hasta el más inesperado
suda de vergüenza.

Bendita la gente que es.
Bendita la gente sin plásticos.
Bendito tú.
Benditos los no bendecidos si se parecen a ti.

Letras agitadas

Se revuelve

A saber quién fue el estafador
que vendió que la poesía es bella.

Cuántas letras habré tachado
solo por evitar las grietas.
Malditas que me surcan
al atreverme a esta aventura
de barnizar con palabras
la sangre que está hirviendo,
la piel que se está abriendo
la saliva que está doliendo.

Y cuando termino. Realidad.
No hay espacio en este mundo
donde sienta que mi mente encaja.

Y cuando termino. No es un final.
Esto acaba de empezar,
hay tormenta en mi pecho,
y muy, muy, adentro,
todo se revuelve.

Letras agitadas

Peleles que comparten cama

Sé bien que te cansaste de enjugar
las locuras que pueblan mis mejillas.
Sé bien que agota la falta de cordura.
Y yo solo se echarnos en falta.

Y mientras te grito callada
entre parpadeos de contención
qué no te vayas
qué me voy
qué nos vamos,
se llena de babas mundanas
el hueco que la indiferencia
está cavando en mis entrañas.

Y prefiero esa tristeza que acunabas,
paciente,
besándome la frente escombrada,
a esta incertidumbre que engendramos
cada día que tú te vas, y yo me voy,
Y somos, mas que nada,
y con perdón,
dos peleles más que comparten cama.

Sin categoría

Motivo.

Estaba entera,
con grietas superficiales
de guerras innecesarias y estúpidas.

Estaba entera.
Yo.
Y aun asi me completaste.

Me colgaste un beso,
y sentí un abrazo mas allá de las costillas.
Como si tus labios,
callados sobre los míos,
fueran la pieza bajo la que todo cobraba sentido.

Y yo, completa.
Yo, siguiendo entera.
Yo, encontre el mayor de los motivos.