Sin categoría

Motivo.

Estaba entera,
con grietas superficiales
de guerras innecesarias y estúpidas.

Estaba entera.
Yo.
Y aun asi me completaste.

Me colgaste un beso,
y sentí un abrazo mas allá de las costillas.
Como si tus labios,
callados sobre los míos,
fueran la pieza bajo la que todo cobraba sentido.

Y yo, completa.
Yo, siguiendo entera.
Yo, encontre el mayor de los motivos.

Letras agitadas

Encasquillada

Estoy callada,
con la palabra encasquillada
entre dos muelas
que ni duelen del tedio que acumulan.

Es solo un día,
de llorera fácil
y de visión límpida.

Y veo,
sin querer,
penas, dolores, golpes, desvalidos.

Me entristezco,
y asoman las palabras,
pero se quedan ahí
entre los dientes atoradas.

Y francamente,
no se qué coño decir,
Asi que, sigo, triste,
y callada.
Como todos.

Letras agitadas·Sin categoría

Aullidos

Hay belleza aquí también,
lejos de los ojos
y de esta sonrisa social
que no se ni qué significa.

Hay amor aquí, y bondad,
pero como expresar
el viento huracanado si no es en esta noche, donde todos somos grado a grado, o gramo a gramo, màs nosotros.

Me gustaría gritar en mi “laboro”, gritar mi pecho, gritar mis nervios, sentivos cada uno.
Gritar, que no hay derecho.
Pero sé,que del lado opuesto, coronado,
sagrado sin milagro,
intocable sin cuerpo,
se encargarán de insonorizar mi aullido.

Letras agitadas

Te lo repiten tanto que pierde el sentido.

Pero tiene en todos sus fonemas el más común de los sentidos.

Las cosas pequeñas.

Salvaguarda frente a la locura del mundo.

Frente a los deshonestos, frente al asco, vergüenza ajena del hermano, del humano.

Tiene todo el sentido del mundo. Común, mundano y palpable.

Las cosas pequeñas como mirarte.

Joder.

Mirarte y que seas el albergue en mi camino.

Las cosas pequeñas,
que empequeñecen las grandes vilezas.

Y que los reyes sientan envidia.

Letras agitadas

Momentum.

Puedo ignorarla, hundirla,
humillarla, borrarla.
Machacarla en ironía,
en consumismo, en vanidad.

Claro que puedo.
Hecho está.
Convertirme en jarrón,
en sonrisa ficticia,
en camaleón urbano,
en necesidad creada.
En bolsillos llenos.

Pero sube.
Siempre sube anárquica.
Viene a reclamarse,
imponente, punzante.

Insatisfacción.

Viene a decirme
que no me vale,
no me sirve.

Viene a recordarme quien soy.
Quien soy, quien no soy.

Letras agitadas

Deshidratado

Te veo,
a mi vera.
A mi lado deshacerte
y convertirte en carcasa.
Te encojes,
menguas.
Crece una sequía en tus posturas,
como una fruta que ni llega a pudrirse
porque se sume su frescura.

Y te beso…,
si de casualidad mi saliva fuese la humedad que te hidrate de nuevo.
Y dejes de secarte, a mi vera.
Y dejes de encojerte, a mi lado.

Letras agitadas

Un minuto mas

Sólo quiero una prórroga,
un minuto más.

Para acariciar a mi perro viejo.
Para abrir la ventana y sentir frío.
Para meditar en lo que aflora dentro.

Sólo un minuto más
para callarme y escuchar.
Para abrazar a mi madre.
Un minuto para ubicarme,
para quitarme las cosas
y vestirme las presencias.

Una prórroga para silenciar un insulto
y nombrar cien bondades.
Un minuto para envolverme de vida.